miércoles, 29 de julio de 2009

PATRIMONIO HISTÓRICO INICIA LA RESTAURACIÓN DE LA GRÚA DEL MUELLE VIEJO DE AGAETE

El Cabildo Insular de Gran Canaria, a través de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural, ha retirado, para su restauración y consolidación, la antigua grúa del Muelle Viejo de Agaete. Los trabajos, que correrán a cargo de la empresa Hermanos Medina Perera SL, cuentan con un presupuesto de 10.894 euros aportados íntegramente por el Cabildo de Gran Canaria. Las previsiones de los técnicos apuntan que la pieza histórica estará otra vez en su sitio al finalizar el verano, aunque este plazo dependerá del estado en el que se encuentra la estructura metálica que está muy deteriorada por la acción del mar.

La antigua grúa del muelle viejo de Agaete estuvo destinada a la estiba de productos agrícolas del Valle y a la propia actividad marinera del Puerto de las Nieves. La estructura metálica fue instalada en la primera mitad del siglo XX y ha sufrido el desgate por uso y la alta salinidad por su exposición junto al mar. La crisis del sector primario y la construcción del nuevo dique del Puerto, convirtieron a la antigua grúa en un importante elemento del patrimonio histórico industrial de la Isla.

Debido al desgaste de los materiales, la estructura metálica presenta un precario estado de conservación en forma de pérdidas de elementos y oxidación, convirtiendo el tradicional uso de la misma como trampolín en un problema de seguridad para los usuarios. Por este motivo, y a instancias del Ayuntamiento de Agaete, la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo de Gran Canaria, ha encargado a una empresa especializada la retirada provisional de la grúa para llevar a cabo un tratamiento de limpieza, consolidación y restauración, de cara a su posterior reposición en el lugar que históricamente ha venido ocupando.

Así, el pasado día 23 de julio, se procedió a desmontar la estructura para su retirada provisional, por parte de la empresa adjudicataria de los trabajos, bajo supervisión de los técnicos de Patrimonio Histórico. Los trabajos consistirán en una limpieza a fondo mediante chorro de arena, la reintegración de las piezas metálicas deterioradas y la consolidación de las originales para evitar más pérdidas y garantizar la conservación de uno de los mejores ejemplos de ‘arqueología industrial’ vinculada al mar del norte de Gran Canaria.